¿Ricky Rosselló 2024? - Parte II



En Río Revuelto: Ganancias de Pescadores

(1ra parte aquí)


¿Quién reveló las conversaciones del chat entre el exgobernador y sus allegados?


El Centro de Periodismo Investigativo fue la agencia de noticias que publicó el chat controversial del exgobernador. Empero, queda en la incógnita quien, o quienes, fueron los filtradores del chat que desembocó la indignación popular. Esta segunda parte del artículo argumentaré que 1) los filtradores tenían un propósito claro y no necesariamente para el beneficio del Pueblo de Boriké/Puerto Rico y 2) la salida del exgobernador Rosselló implica la suspensión de unos interéses económicos/políticos específicos por el fortalecimiento de otros. 


------------


¿Por qué revelar este chat en medio de los arrestos de altos funcionarios de la Administración de Rosselló por agencias del gobierno de USA? ¿Fue eso una casualidad? ¿Por qué el filtrador escogió este Centro y no la prensa corporativa-institucional por excelencia en PR: El Nuevo Día y Primera Hora (como partes del conglomerado de empresas Ferré-Rangel y con grandes intereses financieros y de bienes raíces en PR)?


Primero, el Centro de Periodismo Investigativo ha sido financiado por una de las organizaciones “filantrópicas” del magnate de las finanzas húngaro-estadounidense George Soros. Este personaje se caracteriza por financiar diversos movimientos y organizaciones políticas alrededor del mundo para impulsar el liberalismo político/económico occidental en su versión estadounidense (que se estructura vía instituciones liberales como el Fondo Monetario Internacional, la Organización Mundial de Comercio, el Banco Mundial, Naciones Unidas, Banco de Pagos Internacionales, etc.). En otras palabras, su proyecto político es impulsar el orden liberal estadounidense (que Trump no defiende), financiando organizaciones que promulgan derechos civiles individuales (Ej. libertad de prensa, de opinión, de asociación, etc.), movimientos que impulsan el electoralismo liberal (competencia de partidos en elecciones abiertas) y el alineamiento del país apoyado al diseño geopolítico (unilateral) estadounidense. Para un personaje de las altas finanzas globalizado, el liberalismo político y económico estadounidense resulta altamente beneficioso para sus intereses en virtud de que esta visión política/económica sobrevalora la libertad individual al presumir (como ideología) que todos los individuos (y países) alrededor del mundo tienen el mismo poder político/económico al aplicarles la legislación nacional/internacional de igual manera. Empero, el liberalismo ignora activamente las condiciones históricas que hicieron posible la gran riqueza que poseen, actualmente, ciertos personajes y países. El liberalismo activamente invisibiliza las grandes asimetrías en las relaciones de poder, no solo entre países (ex-imperios vis a vis ex-colonias), sino entre grupos racializados a nivel mundial, olvidando que desde esas asimetrías imperio/colonia nació este pensamiento.


Este autor no tiene conocimiento si este Centro, actualmente, está siendo financiado por este personaje a través de algunas de sus organizaciones. Empero, la mención de este hecho no pretende cuestionar el trabajo del Centro y la labor periodística que realiza diariamente. Es indudable que el Centro ha aumentado, con creces, el nivel periodístico del país, revelando sinnúmero de problemas de corrupción, señalando intereses creados y las lagunas legales que los benefician que la prensa corporativa tradicional ignoraría. La mención de este hecho no es deslegitimar el trabajo del CPI lo que intenta, más bien, es complejizar la trama de intereses socioeconómica de PR, exponiendo la madeja de intereses que pueden existir detrás de la revelación del chat del ahora gobernador saliente.


¿Y cuál es la madeja de intereses o el río revuelto aquí?


Actualmente, PR se encuentra en un proceso de desvaluación interna por sobreendeudamiento. Esto quiere decir que, a medida que aumenta la deuda de un país, los activos y factores de producción disminuyen o se deflacionan porque al pago de la deuda, o el sacrificio que hace toda una economía, conduce a un desmontaje (o descapitalización) de una economía. En otras palabras, los flujos energéticos de la economía productiva de un país van pasando al pago de la deuda, conduciendo a dicha economía a una desnutrición energética.


Típicamente, un país sobreendeudado, y  con moneda propia, lo que efectuaría es una devaluación de su moneda para colocar sus exportaciones en una posición más competitiva, vía la desvalorización monetaria de sus factores de producción (tierra, capital y trabajo). Esto con el fin de pagar la deuda sin trastocar catastróficamente su base exportadora de creación de riqueza, aunque en el proceso se empobrezca el país por la inflación. Ese no es el caso de PR porque no tiene moneda propia, sino el dólar estadounidense. Su alternativa para disminuir el costo de su economía y el valor de los factores de producción es vía el achicamiento de su economía o destruyendo empleos, empresas locales y desmantelando la institucionalidad del Estado. Es decir, a medida que aumenta el sobreendeudamiento, los activos productivos de PR (Gráfico 12 y 14) bajan su valor por los nuevos impuestos, por las ventas y quiebras masivas, privatizaciones (sean públicas o privadas) y el desmantelamiento institucional del Estado (que es mucho más profundo que reducir gastos vea el Gráficas 7 y 8).


Este enfoque, en el caso de PR, está inclusive legalizado vía la imposición de la Junta de Supervisión Fiscal Federal (JSFF), precisamente, porque el propósito principal (sección 101 artículo "a") de la JSFF es retornar a PR al mercado de bonos municipal de USA o, lo que es lo mismo, recuperar la rentabilidad del ingreso de los intereses (que es el que se paga a los bonistas). Mientras se prioriza el pago a los ingresos de los intereses (que cobran bonistas), se reducen el valor de los ingresos de los salarios de trabajadores, dividendos de empresas locales (Gráfico 14) y las transferencias estatales a través del cierre de escuelas, alzas en la luz, el agua, los peajes, la gasolina y disminución de pensiones, etc. Todas estas alzas y reducciones socaban los ingresos que crean riqueza (especialmente salarios y dividendos) sin ninguna estrategia real de desarrollo para estimular, precisamente, estos ingresos. De hecho, hoy en día PR no tiene una plataforma económica que no sea depender de los fondos privados y federales que llegan de la reconstrucción por el paso del Huracán María. En otras palabras, PR no tiene una economía propia y, la que fue montada vía la importación de capital manufacturero estadounidense, gran parte se retiró, y la financiera que la sustituyó, llegó a su pico cuando los bonos estatales fueron reducidos a casi “chatarra” en el 2006 (Gráfico 8). Si a esto se le añade un achicamiento de la economía, la posibilidad de crear una plataforma productiva de creación de riqueza está, en un futuro, muy remoto.


El objetivo institucional colonial actual, debidamente asentado a través de la Ley federal PROMESA (la cual crea la JSFF), es retornar al territorio/colonia a los mercados financieros de USA. Básicamente, eso significa que los flujos de ingresos que genera la economía colonial se prioricen para garantizar los derechos de giros de los ingresos de los intereses y la renta, o bonistas y propietarios de bienes raíces de alta gama, en detrimento de los derechos sociales de lxs puertorriqueñxs que se expresan ya sea en los ingresos de transferencias (pensiones, gastos en educación y salud, vivienda, etc.) y en los salarios de trabajadores y dividendos de empresas locales. En vista a este ataque a la economía productiva local, los activos propiamente de lxs puertorriqueñxs (casas, tierras, derechos de propiedad intelectual, llaves de negocios, maquinaria, etc.) se han ido devaluando. Lo que permite que los grandes capitales pueden adquirirlos a precio de descuento.


Gráfica 1

No obstante, ante el río revuelto económico, que se revolcó aún más con el paso del Huracán María, los pescadores se abalanzan a buscar los mejores pescados de la orilla (edificios, negocios, casas, terrenos, etc.) lo que es equivalente a una suerte de competencia entre capitalistas (tanto de aquí como de allá) para adquirirlos. No es extraño, por tanto, que los precios de los bienes raíces han ido aumentando desde la declaración de impago de ELA en el 2015, especialmente entre casas de lujos y tierras altamente cotizadas. Un caso extremo es la isla municipio de Vieques donde sus residentes han tenido que abandonar su hermosa isla por falta de oportunidades económicas y servicios sociales, mientras inversionistas estadounidenses se adentran a comprar sus propiedades, aumentando increíblemente el valor de la tierra, completándose el desplazamiento de la población local.


Por tanto, la revelación del Chat está enmarcado en esta lucha de capitalistas financieros (de aquí y de ella) para transferir la riqueza de las clases media y empobrecidas a las altas puertorriqueñas y a inversionistas e instituciones financieras de USA de alta gama. Mencionar al financista húngaro-estadounidense Georges Soros, como competidor más, es llamarle la atención al lector que cualquier información de la prensa, decisiones del gobierno estadounidense o del ELA, o las propias manifestaciones de protestas contra el gobierno, podrían inclinar la balanza a favor de la agenda de algún “gran pescador” que se encuentra atrapando peces en el río revuelto puertorriqueño. El marco institucional colonial permite que ciertos agentes/pescadores tengan una influencia desproporcionalmente alto (Ej. inversionistas estadounidenses y locales menores) en menoscabo de la que puede tener la mayoría de la población. Ante la expulsión de uno de los pescadores locales (Ej. el gobernador Rosselló y los intereses internos y externos a los cuales beneficiaba) se abre el espacio para que ciertos pescadores impongan su agenda económica en virtud de la debilidad del gobierno y los intereses que defendía.        


Por cuanto, la salida del Dr. Rosselló de la gobernación y las continuas pesquisas de los federales hacia su administración, que no acabarán con su salida, debilitarán aun más al gobierno local de manera particular y a la clase política puertorriqueña de manera general. De hecho, la actual gobernadora Wanda Vázquez (Ex Secretaria Justicia de la Administración Rosselló) es una funcionaria no electa electoralmente (por tanto, no tiene legitimidad, a priori, frente a los votantes), su gobierno estará en medio de más investigaciones federales y con una JSFF que posiblemente se siente envalentonada ante la falta de legitimidad gubernamental. La JSFF se puede erigir discursivamente como “un gendarme contra la corrupción y del buen gobierno” solo para encubrir los intereses económicos que prioriza en el proceso de reestructuración de la deuda. Hay que recordar que hay miembros de la JSFF que fueron funcionarios de gobierno, que tomaron decisiones en el proceso de endeudamiento que hoy en día revisan y que en su vida privada tienen vínculos con instituciones financieras relacionadas al proceso de emisión de deuda pública. Los miembros de la JSFF son parte del entramado de intereses que están detrás de la toma de los activos del Pueblo de Boriké. A parte de estos importantes detalles, la gobernadora no es contendiente en las próximas elecciones por lo que estará sujeta al ninguneo de una clase política que tratará de desmarcarse de este gobierno por débil, carente de legitimidad y a merced de la JSFF para aprovecharse de la contienda electoral del 2020.


¿Es la Casa Blanca parte del Río Revuelto?


No podemos olvidar los comentarios que dijo el Presidente Trump contra el conjunto de congresistas progresistas el domingo 14 de julio del presente año. Éste dijo:



La congresista Alexandria Ocasio-Cortez, una de estas representantes progresistas, es de ascendencia puertorriqueña. Trump le dice: “[Ocasio-Cortez and the others] who originally came from countries whose governments are a complete and total catastrophe, the worst, most corrupt and inept in the world (if they even have a functioning government at all] […]”. Tal comentario fue dirigido a Puerto Rico. Implícitamente, el presidente de USA está separando a PR de la institucionalidad política y económica estadounidenses y de sus agentes de poder de la cual el archipiélago borincano ha sido parte desde 1898. Esta separación no es nueva en el discurso institucional estadounidense donde excluyen, o incluyen, a PR de “ser” parte de USA según la conveniencia (Ej. cuando se toca a PR como un asunto internacional, USA lo considera un asunto doméstico y, cuando son asuntos domésticos, PR es un asunto externo de USA). Trump simplemente lo hace explícito y de manera políticamente incorrecta. Si bien Trump formula estos comentarios en el calor de la dinámica electoralista interna estadounidense, fortaleciendo su base electoral blanca, también lo hace en un contexto muy particular sobre PR.


El Presidente estadounidense llevaba acusando al exgobernador Rosselló, quien es un demócrata confeso, de ineficiente todo este año. Además, tales comentarios se dan 4 días después de los arrestos de altos funcionarios de la Administración Rosselló. El Presidente tenía conocimiento de los arrestos que se daban en PR. De hecho, actualmente PR está lleno de agentes federales como parte de las investigaciones por corrupción, a pesar de la salida del exgobernador Rosselló. Todo esto fue un diseño de Trump para el archipiélago borincano. 


Las dinámicas de corrupción en PR contra fondos federales son de amplio conocimiento en USA y existen desde hace años. ¿Pero tal embestida federal (de Trump) contra la corrupción eliminará o, al menos, la disminuirá? La respuesta está en las intervenciones federales contra el tráfico de drogas en PR. Así como vemos los operativos antidrogas, que nos provocan por un momento creer que gozaremos de un menor trasiego, aunque en realidad nunca disminuye significativamente; tampoco se disminuirá la corrupción estatal porque sin ésta no podría funcionar la maquinaria de acumulación (ahora financiera) y el sistema político colonial en PR. La clase política y económica local corrupta necesitan a USA y al capital estadounidense para legitimar sus roles de intermediarios coloniales; y USA y el capital estadounidense necesitan a la clase política y económica interna para servir de cobertura al poder colonial y facilitar el proceso de acumulación. El punto es que Trump pudo aprovechar una debilidad de una parte de la clase política colonial interna para impulsar un cambio de régimen y acomodar a sus allegados internos en PR y posicionar a aliados económicos de USA.


No olvidemos que el Presidente Trump se caracteriza por presionar a sus enemigos políticos inflando sus debilidades ad nauseam. Además, las jugadas racistas de Trump, así como las acciones que ejecuta en su política exterior, muchas de ellas son cortoplacistas para beneficio de su propia administración, no necesariamente para fortalecer a USA como centro del sistema-mundo donde tiene obligaciones económicas y de seguridad, aunque muchísimo más privilegios. Adicionalmente, las políticas fiscales de Trump están diseñada para beneficiar al sector financiero de USA y a impulsar la financiarización (o recibir ingresos por inflación de activos financieros) de las empresas vinculadas a la economía real. Como ya mencionamos, USA es un país altamente endeudado precisamente porque ese endeudamiento no es para aumentar la productividad de la economía real, sino para inflar los activos financieros de su clase super rica. La política fiscal Trump alimenta tal dinámica y PR es parte de ella. Por tanto, no nos debe extrañar que la Casa Blanca debió estar implicada en la revelación del Chat para desestabilizar su “Caribbean Shithole Country” no solo para fortalecer su posición frente a los puertorriqueños (“vez, yo tenía razón”), sino para empujar a los republicanos locales leales a él y a los intereses financieros que lo acompañan.


¿Entonces, quién se beneficia de la renuncia del Dr. Ricardo Rosselló?


En este río revuelto político y económico los pescadores fuertes serán el gobierno federal, inversionistas financieros estadounidenses de alta gama con intereses en PR (y vinculados a la Administración Trump) y sus socios locales y, en menor medida, la JSFF, los congresistas estadounidenses que la presionan para que beneficien a fondos de pensiones y empresas de sus Estados y algún gobierno aliado estadounidense que tenga intereses en el archipiélago borincano. Los pescadores menores serán estadounidenses corrientes del continente que aprovecharán los bajos precios de las bienes raíces en PR, el sector rentista puertorriqueño de ingresos medio-alto e individuos de la clase política que tratarán de aprovecharse para adelantar sus aspiraciones políticas de cara a las elecciones del 2020. La clase política insular, como colectivo, perdió aquí y no saldrá fortalecida, precisamente, porque es ella quien asume la responsabilidad, frente a lxs puertorriqueñxs, de los desmadres suyo y de USA en el territorio/colonia y no tienen las herramientas ideológicas e institucionales para afrontar la crisis sistémica en la cual está sumido PR.


¿La salida del Dr. Rosselló va por el camino de la salida de la Marina de Vieques?


Si el actual movimiento de protesta no logra articular una agenda de reclamos para el beneficio de las mayorías de la población, sus acciones serán utilizadas para empujar otras agendas que no tiene nada que ver con el Pueblo de Boriké. Tal situación conduciría a lo ocurrido en la isla municipio de Vieques cuando se retiró la Marina de Guerra de USA. Hace 19 años las reclamaciones de los viequenses fueron devolución de las tierras en manos de la Marina, descontaminación de las zonas de prácticas de tiro y un plan de desarrollo para Vieques. Ninguna de estas tres reclamaciones fueron alcanzadas. Son las agencias federales ambientales las que custodian las tierras entregadas por la Marina, las condiciones económicas de los viequenses son peores inclusive que en la isla grande y la descontaminación va a pasos de hormiga. La salida de la Marina conllevó el desplazamiento de lxs viequenses vía la crisis socioeconómica de la isla-municipio y la toma de su poca tierra a manos de inversionistas y ciudadanos pudientes de USA que vieron negocio una vez el ente militar abandonó la Isla Nena. La salida del Dr. Rosselló puede conllevar un aceleramiento en la transferencia de poder al gobierno federal y a los intereses económicos coloniales estadounidenses que la metrópolis defiende. Por tanto, es equivocado presumir una victoria contundente del “Pueblo de Puerto Rico (PPR) ante la salida del Dr. Rosselló en virtud de que, en el río revuelto puertorriqueño, se está beneficiando con creces a los sectores más fuertes (el capital rentista estadounidense) dentro del entramado que configura el esquema colonial del ELA.

Próxima parte:

Algunos dilemas de las Protestas: El problema del sujeto político


Otros
Artículos

© 2021  |  Sociedad Sinergía

  • Twitter Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon